Luis Reguillo Sánchez & Leandro Morales: ·Diálogo con Octavio Armand·

Si dos exilios constituían de por sí borrones, luego se intentaría otro penúltimo punto final: borrarme del exilio, que equivalía a borrarme de un borrón. Nos perseguían, a mí y a todos los cubanos del exilio, che guevaras de bolsillo. Che guevaras en minúsculas. Es lo que entonces llamé doble exilio: al estar fuera de Cuba y fuera también del exilio latinoamericano, desaparecíamos como en espirales de humo. Que yo haya vivido dos exilios y además un exilio doble explica la polémica abierta en febrero de 1980 en el PEN Center de Nueva York. escandalar fue un esfuerzo por crear, del yo a tú con cada lector, un nosotros que se percatara del palimpsesto. Del borrón. Ese esfuerzo respondía tanto a la poética como a la ética de la revista. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s