ElPaís: ·Fidel Castro editaba mis textos en Granma·

Pablo Socorro fue testigo excepcional y protagonista de la mecánica utilizada por el vértice revolucionario para informar sobre la vista. “Mis conocimientos del caso no iban más allá de lo que decía el régimen, o me decían que escribiera”. Sus libretas de notas eran revisadas cada día, y Carlos Aldana, jefe del Departamento de Orientación Revolucionaria del Comité Central, arrancaba las páginas con apuntes que creía comprometedores. Una de las suprimidas citaba a “Pablo”. Las libretas nunca le fueron devueltas, ni él las reclamó. “Tengo madera de cualquier cosa menos de héroe”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s