Héctor Antón: ·Cuando suben los andamios·

Ponte insiste en no traicionarse demasiado. Ser un “poeta-mafioso” leal a su causa es una virtud para respetar. Ponte ensaya y reconfigura la escena del patriota invisible, rodeado de espectros que lo acosan, cuando le susurra al viento: “No puede haber perdón cuando no ha habido justicia”. A recalcitrantes nacidos en Cuba como los estigmatizados Maldito Menéndez, Gorki Águila o Boris Larramendi, les sobran razones para actuar con poses anárquicas. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s