Leandro Estupiñán: ·Revólver, de Fausto Canel·

La historia me recuerda en algo (debe ser por la intriga al interior de una embajada) a La bala perdida de Juan Arcocha, aquel calvo sonriente que traducía a Sartre y a Simone de Beauvoir en su viaje a Cuba, en 1960. La semejanza no es solo porque haya reiteración de maletas y trenes, sino porque también hay agentes de la CIA, de la KGB, de la seguridad cubana y personajes históricos como Caridad del Río, la madre de Ramón Mercader (el asesino de Trotski) quien parece que todos concuerdan en ver como una “tierna y amorosa” recepcionista. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s