Elvia Rosa Castro: ·Arte, artistaje, happy hour y transdilema·

Esto de emplazar banderas y astas se le da bien a Wilfredo Prieto, quien, en un rapto más cínico aún, emplazó un paño rojo en son de pasarela por las calles londinenses. La tela partía de un mástil (o llegaba hasta él). Estoy hablando de la instalación Línea ascendente. (Línea roja. Bandera roja, 2008), ganadora del Premio Cartier. Léase esta nueva ronda de Wilfredo  como la puesta en escena de un postcomunismo glamuroso, oliéndose lo que vendría: por ejemplo, Chanel desfilando en el Paseo del Prado en 2016. Léase también como un nuevo trazado urbano a partir de la mutilación de los valores o del vaciamiento simbólico de una era que atravesó el siglo XX. Aunque sea como sea la imagino como ilustración perfecta de esa “fantasía roja” bien ensayada por Iván de la Nuez. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s