Héctor Antón: ·La pelota cubana no cabe en la azucarera·

El declive de la pelota cubana es un fenómeno tan sencillo para sus detractores como irreparable para sus defensores. La historia beisbolera posterior a 1959 es similar al trayecto de la revolución; allí donde la pasión se congeló tras el ocaso de la guerra fría y la muerte del caudillo que la respaldaba con fanatismo. Se rumoraba que Fidel Castro era el manager del team Cuba. Como era imposible suplantar con estímulos morales las recompensas materiales, esa hegemonía internacional de nuestras selecciones cayó en un estado de coma. De la máscara amateur al disfraz profesional, la miseria fulminó al complejo de utopía. Para seguir leyendo… (Jpg: Liber May)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s