Abel González Fernández: ·Ezequiel S. y Lester A. (S.A.): una implosión en el panorama·

La obra de Lester está hecha de tiempo. Es posible definirla como un intermezzo, es decir, una puesta en escena (una parada) que prefigura un acto aún más serio, más grande, más prolongado. Este acto es el arte y la cultura (lo que sea que esto signifique), pero también puede ser el tristemente célebre camino de la ruta 400, o la monotonía veleidosa (valga el oxímoron) de un P-4. En cambio, Ezequiel es como un cable caído de alta tensión dando latigazos de 10 mil voltios sobre el tendido eléctrico del “arte cubano”. La primera pieza de Esperando al arquitecto es una maqueta cuyo nombre encierra una lectura social: “La casa del artista que no engorda”. La casa, que asombrosamente está gorda, se refiere a la relación motivada entre el éxito comercial de algunos artistas y su peso corporal: “lo ideal sería trabajar todo el tiempo, cuenta Ezequiel, llenar la casa con tu trabajo y no el refrigerador de comida”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s