Noé Jitrik: ·Otro Lezama Lima, el mismo ·

Quién, en su sano juicio –salvo un duplicado de Lezama Lima como el que soñó José Saramago- se atrevería a intentar un ingreso en ese recinto cerrado, hermético, invulnerable, que es Oppiano Licario, del mismo Lezama Lima. No lo intentaré, todavía en la atmósfera de una lectura discontinua, a cada paso detenida por una verba tan incesante como compleja, si por complejo se entiende una multiplicidad de apelaciones todas significantes que parecen originarse en una erudición vertiginosa y una voluntad razonadora que pone en cuestión el tiempo del relato y aun la noción misma de relato, o la idea que tenemos de relato. Pero, precisamente por eso, no puedo dejar de merodear cerca de puertas que parecen indiferentes a cualquier llamado, esos que la crítica de diversa inspiración suele, y cree que puede, hacer. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s