Héctor Antón: ·Diferencias·

El feminismo radical es una caricatura del machismo. El valor de la tolerancia o el precio de la alteridad que enarbolan sus protagonistas tiende a ser excluyente, tal si fuera la condición masculina más arcaica. En la barricada del extremismo, los matices están en peligro de extinción. Desde esta perspectiva, el discurso de género, que apuesta por la liberación, la reduce al imaginario de sus obsesiones. De este modo se afianza la noción de gueto, dorada por la píldora de una cultura lateral que intelectualiza la torpeza de sus gestos y relaciones de micro-poder. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s