NDDV: ·Eduardo del Llano y su nueva conciencia de clase: el selfi de un voluntario·

Eduardo del Llano, como todos los desparametrados antes y después de él, sabe dónde dice peligro. Obviamente, ha jugado con la cadena en su saga de Nicanor O’Donell, pero nunca con el mono. Con el mono guarda una respetuosa distancia, evidente en su aparición ante las cámaras. Y no es que Del Llano tenga que denunciar a la dictadura de manera explícita, sino que podría ahorrarnos el tonito condescendiente cuando se refiere a “ustedes”, es decir: a nosotros. Lo que Del Llano impugna y, en definitiva, teme, es nada menos que la principal ganancia del exiliado, el motivo por el cual se exila: la libertad de expresión, el derecho de señalar culpables y denunciarlos sin tener que dar un rodeo de diez minutos en torno a tracios y romanos, cuando el asunto es que tres niñas cubanas yacen cuatro metros bajo tierra. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s