Abilio Estévez: ·El pistoletazo en el concierto. (El conflicto del escritor cubano)·

Toda la década de 1970 fue un largo páramo al que alguien con mucho cinismo llamó eufemísticamente “el quinquenio gris”. El poder absoluto terminó por demostrar su absoluta necesidad de control total de la sociedad. Muchos escritores, entre ellos algunos de los más grandes de todo el siglo xx, como José Lezama Lima o Virgilio Piñera, fueron condenados al silencio, a no publicar, a no existir para la vida literaria. Se les convirtió en fantasmas. O para usar el verbo creado por Virgilio Piñera, se les “fantasmó”. Otros, como Lydia Cabrera, Lino Novás Calvo, Enrique Labrador Ruiz, Reinaldo Arenas, Guillermo Rosales, Severo Sarduy, Guillermo Cabrera Infante, se vieron obligados a optar por el duro oficio del exilio. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s