Lillian Guerra: ·Miedo y asco en La Habana y Miami·

Ser revolucionario antes de que Castro llegara al poder en 1959 significaba comprometerse a construir una nación aún más democrática que los Estados Unidos. La revolución, como un objetivo, una historia, se convirtió en el tejido de la vida política diaria y la identidad personal de los cubanos mucho antes que Fidel. La cultura de oposición de Cuba y la creencia de sus ciudadanos en la excepcionalidad de su país se forjaron en tres guerras por la independencia de España en el siglo XIX. Estas guerras desataron el sueño de una nación meritocrática fundada en la promesa de revertir cuatro siglos de genocidio y colonialismo. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s