Magela Garcés: ·Cómo sobrevivir a la cúpula dorada·

Resulta curioso cómo el acontecimiento más ¿espectacular? relativo a la celebración de los 500 años de La Habana ha venido a ser, justamente, el disfrazamiento del Capitolio en Iglesia ortodoxa rusa. No sé para ustedes, pero para mí tiene una carga simbólica muy grande ese gesto de transformar un edificio civil (nada menos que la sede del Parlamento) en templo de culto religioso. Ello viene a confirmar, una vez más, ese delirio mesiánico tan padecido por los líderes totalitarios. Donde comen tres, comen cuatro, y donde se adora a un santo, se venera a un político. La monumentalidad arquitectónica sirviendo la mesa. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s