Fonógrafo: ·Interviú a Paquito D’Rivera / María A. Cabrera Arús·

Creo que ningún músico cubano, después de chocar con los fasten, se volvía a poner la ropa de la libreta. Yo ni siquiera supe lo que me tocaba, ni entré jamás a una de aquellas tiendas deprimentes, y creo que mi exesposa tampoco. A nosotros nos mandaba cosas mi madre, y yo lo traía todo de afuera, o más bien de adentro, como decía el Negro Nicolás, legendario saxofonista de jazz, pues según él los que estábamos afuera éramos nosotros. También mi abuelo Hilario, sastre que vivía en Venezuela, y más tarde en Puerto Rico, farandulero amigo de Ruth Fernández y Olga Guillot, de vez en cuando me enviaba algún traje o saco deportivo bonitillo para mejorar mi ajuar. Para seguir leyendo, aquí. Para escuchar (el) ‘Chucho’, aquí. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s