Ahmel Echevarría: ·¿Se esconden los policías dentro de un baño?·

La misma tarde que en el Prado se hacía una marcha por el orgullo gay, coordinada de manera alternativa por activistas y miembros de la comunidad LGTBI+ y abortada por la fuerza, otro grupo de sujetos se reunían alrededor de un pedestal donde solo quedaban un par de zapatones. La performance se titulaba El cuerpo de esos zapatos. Una patrulla subía y bajaba por la calle G con una frecuencia similar a la del Geely que recorría Boyeros equipado con una cámara durante la procesión poética organizada por OMNI-Zona Franca. El ojo impúdico escrutaba, desconfiaba de esa otra acción, y la vigilaba también desde dentro. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s