Alfredo Triff: ·Martí y la margustia·

En la martisofía el cuerpo sale perdiendo, pero ojo, cuidado: sin cuerpo no hay angustia. El cuerpo es el guaguancó. De ahí esta frase urgente y musical: “… está la importancia del cuerpo, pero desdeñándolo le hace ignorar la clave de su angustia”. Mientras tanto, el pesimismo pegajoso de Schopenhauer se mantiene inmutable detrás del gabinete del Doctor Torrente. En la vida, la voluntad prima y jode los planes. Un rabo de nube americano pronuncia: “La felicidad es álibi, alivio temporal de los santos inocentes revolucionarios como tú, con eneros a cuestas”. “¡Que qué angustia —qué inquietud, qué imposibilidad de estar sentado en la visita de lo desconocido!”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s