Héctor Antón: ·El arte de la falacia·

Damien Hirst actúa como un intermediario de sí mismo. No asume el impulso vital que le pudiera otorgar legitimidad a la supuesta veracidad de sus mentiras. Éste gestor de ventas y su Big Factory, tan cotizado como vapuleado por la crítica, marca un distanciamiento efectista imposible de compararse a la espectacularidad visceral de Marina Abramovic, Orlan, Stelarc. D.H disfruta que un Premio Nobel de Literatura como Mario Vargas Llosa escriba sobre él,  aunque poco le importe su opinión. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s