Héctor Antón: ·Thomas Hirschhorn es inocente ·

Hirschhorn recrea el vaivén hegemónico como apariencia desnuda o estética chocante: pancartas, consignas, fotografías. Moviendo al hecho de interactuar con libre albedrío, suscita una contracandela ante fórmulas que pretenden involucrar al espectador en el acontecimiento. Así le concede importancia a la especificidad del contexto. Allí donde transcurrirán los emplazamientos o intervenciones públicas. “No soy un trabajador social“, precisa el artista. Mucho menos “un obrero”, como se identifican ciertos hacedores para desacralizarse con una pose sarcástica. A través de un público no-exclusivo, estas coartadas no-afirmativas abonan el sitio escogido. Por lo cual, coexisten de manera autónoma para auto fertilizarse, en una tentativa de revertir un proceso de antropofagia en crecimiento individual. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s