Tamara Kamenszain: ·José Kozer, el esposo judío·

 José se come entera la gramática Kosher de los Kozer. Una gramática que, por ley, reposa en el apellido paterno. “Finalmente no soy nadie, hijo, del sastre”, dice quien, para definir su particular identidad, se vuelve a partir al medio al filo de una coma. “Reprobable José, Kozer soberbio” había dicho antes. “Hijo del sastre”, dice ahora. En ninguno de los dos casos la coma está donde debe estar. Un forzamiento paria de las sintaxis abre las costuras. El hijo, para saber de sí mismo, se ve obligado a traducir. Y, de idioma a idioma, el oficio paterno se entiende como la única garantía de sobrevivencia. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s