José Luis Aparicio & Katherine Bisquet: ·Marginalia #2: Molina’s Vintage·

El cineasta experimental cubano Rafael Ramírez definió a Molina como “eso que llamaban ethos, que ya no existe, el gran incorruptible”. Al pensar en él, uno cede inevitablemente a la imagen del rōnin, el samurái errante que se prefiere desclasado antes de servir a una casta. Los hijos de un rōnin heredan la condición, a no ser que renuncien al estatus. El cine cubano necesita más hijos de Molina, una prole de cineastas irredentos y vagabundos. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s