Roberto Madrigal: ·Hache: el gran simulador·

No he podido encontrar datos para tratar de entender los antecedentes psicológicos que llevan a un americano del medio-oeste a convertirse en un exiliado cubano, no sabia que nuestra condición fuera envidiada. Se puede especular que hubo algún amante cubano que dejo su huella en él, pero su pasado es esquivo y poco documentado. Hache no paró ahí, sino que vivió su ficción y luego se dedicó a escribir una obra de ficción que justificara su vida ficticia. Su creación nunca fue descubierta en vida, lo cual lo convierte en un simulador supremo. Su vida es la de un personaje imaginario que imagina su propia simulación y la convierte en literatura. Es un personaje escapado de las páginas de Borges. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s