Carlos Espinosa: ·Sobre ‘Umberto Peña. Bocas, dientes, cepillos, restos’ y otros libros·

Una entrevista es la columna vertebral de Umberto Peña. Bocas, dientes, cepillos, restos . Es la segunda vez que su autor explora y escudriña en el campo de las artes plásticas. La anterior fue la monografía Luis Cruz Azaceta. No exit. En esta ocasión, le viene a hacer justicia a un creador que ocupa un lugar privilegiado e indiscutible como pintor y como diseñador gráfico, aunque la primera de esas facetas siga siendo hasta hoy escasamente conocida. Las causas tienen que ver en gran medida con las incomprensiones y las censuras que Peña sufrió debido a su obra, que, como expresa Aguilera, “en un momento de romantiquería y Hombre Nuevo, narra la contraparte de lo ideológico. Narra a ese sujeto no-sublime que va al baño, eructa, siente peste, se lava los dientes, caga. Muestra a ese sujeto que ante los lemas y movilizaciones que secuestran su realidad se convierte en fisiología, órgano disfuncional, tráquea”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s