ADN: ·El ciclista y el tirano que amaba las vacas·

Terminé la vuelta en el lugar 24, que me valió para participar en la Vuelta a Italia, un viaje que al final se suspendió. De todas formas, el servicio militar me cogió y fue el fin de mi carrera ciclística. Regresé a Los naranjos, volví a ordeñar y luego trabajé en los cuartones de aclimatación de las vacas canadienses. Donde vivían en aire acondicionado y escuchando radio enciclopedia. Nadie me cree cuando cuento que las vacas de allí tenían hasta una clínica médica y que iban todos los meses a consulta. Las sometían a tratamientos y lea realizaban operaciones quirúrgicas en una mesa automática, que las recogía del piso, las acostaba y las amarraba, y varios cirujanos trabajaban con las técnicas más avanzadas. Para seguir leyendo… 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s