ADN: ·El berenjenal del fundamentalismo religioso en Cuba·

El conflicto va más allá de la cantante cristiana; pero ella es parte del problema también, como persona adulta y pública, cuya voz encuentra resonancia en los medios, en sus seguidores, en las iglesias que la amparan. Su derecho a expresarse libremente no debe ser cuestionado, pero debe soportar las consecuencias de sus posturas. A fin de cuentas, no van a ser tan graves como las que sufrimos quienes integramos esas comunidades discriminadas que ella y su ideología desprecia. Quienes no hemos alcanzado nuestros plenos derechos, y quienes han logrado algunos (como el derecho al aborto), tenemos que reaccionar a todos los niveles. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s