Carlos Espinosa: ·Ni un pelo de bobo·

Abela demostró ser un humorista penetrante y agudo. Dibujaba con una línea propia, espontánea, dotada de una ingenua soltura. Sus caricaturas contienen además los elementos indispensables para lo que pudiéramos llamar una línea cubana de humorismo gráfico. Es de lamentar por eso que abandonase esa faceta de su ejecutoria, para dedicar todas sus energías a la pintura. Eso no le impidió ejercer una benéfica influencia, y su Bobo dejó una descendencia espiritual a la cual pertenecen el Sabino de Rafael Fornés, El Loquito de Nuez y el Salomón de Chago. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s