Valeska Navea Castro: ·Sexcena. Micropolíticas culinarias y posporno·

También los alimentos son (pos)pornografiados, al ser expuestos y usados como material de deseo y excitación. El compás es un noise constantemente presente, lo que termina por transformarlo en el coordinador de movimientos al tempo sugerido; a la vez que se expone para dialogar con la acción, el ruido le da forma sonora a lo abyecto de la acción. Entonces, ¿cuál es el sonido del porno y cómo debe sonar el posporno? Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s