Flavio Garciandía: ·Fragmentos de una entrevista imaginaria·

Ya lo he dicho antes: las escuelas de arte son “centros de enseñanza” que gradúan impostores. Después alguno que otro se convierte en Artista, si no lo era ya antes de entrar en el centro. Yo siempre traté a los estudiantes como si fueran artistas, la vida se encarga luego de darles su lugar. Ya lo dijo quien lo dijo (no me acuerdo quién, ya se dieron cuenta): “El arte se puede aprender, pero no se puede enseñar”. Igual “enseñar” puede ser muy estimulante; se aprende mucho. A veces los alumnos tienen ideas asombrosas. Por ejemplo, una vez un alumno presentó, como trabajo del semestre, una serie de cuadros realistas académicamente impecables, cuyos sujetos eran: ¡los ready-made de Marcel Duchamp! El viejo Marcelo hubiera estado culeco. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s