Cirenaica Moreira: ·Nadando en un mar de gelatina, rabiando de dolor·

La única democracia es la del miedo. En enero, en Ciudad de México, yo no pensaba en esa extraña noticia que había escuchado en diciembre. Por cuestiones de trámites no nos encontramos con mi hija Mariana, varada hoy en Jair Bolsonaro, que no es igual a decir varada en Brasil, o en su apartamento de La Habana. Quiero pensar que la Amazonia la protegerá, que una muralla de mosquitos, abejas e insectos inverosímiles, se alzará entre el virus y ella.  Estaba escuchando a Pancho Céspedes cantar: “Dónde está la vida, dónde está la vida…”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s