Carlos A. Aguilera: ·Interviú a Ernesto Menéndez-Conde / Trazos en los márgenes. Arte abstracto e ideologías estéticas en Cuba·

El arte abstracto quedó oficialmente aceptado dentro de la libertad formal que Castro proclamó en Las palabras a los intelectuales. En la práctica fueron otros cinco pesos. Se hablaba de un futuro sin abstraccionismo. La política cultural no se ejercía de manera homogénea. Algunas instituciones como Casa de las Américas y la UNEAC fueron un poco más receptivas hacia la nueva figuración y el arte no representacional. En 1967 se hicieron unas vallas medio abstractas. Incluían una cita de la “Primera Declaración de La Habana”. Estaban en los alrededores de la Plaza de la Revolución. Un abstraccionista como Luis Martínez Pedro, declarado simpatizante del gobierno, fue relativamente bien promovido. En el otro extremo estuvieron los jóvenes, poco difundidos y sin apenas oportunidades para exhibir. En sentido general prevaleció ese efecto de censura. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s