Sandra Ceballos: ·Tratado con desesperación (a propósito de una pandemia)·

Me permito 15 minutos de depresión, no más. Luego escarbo en los cajones de mi mente en busca de algún error celular que potencie un destello (o al menos destellito) de optimismo y me levante del ocio preventivo. Luego viene la adicción, esa repulsiva y perversa esclavitud, que me conduce irreversiblemente a sentarme frente al ordenador y revolverme entre las multitudes histéricas o apacibles que expulsan su soberbia o plácemes por internet. Allí descubro una frase que me hubiese fascinado debatir con Kierkegaard, pues su contenido es de un absurdo y exquisito disparate sin precedente alguno, una curita que intenta contener patéticamente la eclosión del caos: “La nueva normalidad”. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s