Johan Gotera: ·El museo imaginario de Octavio Armand (I)·

En el poema llamado Palabra sobre palabra (Piel menos mía, 1976), el poeta instala otro de sus objetos conceptuales, compuesto, esta vez, de una ilusión óptica del siglo XIX conocida como el cubo de Necker, creado por el cristalógrafo suizo del mismo nombre. Al repasar las líneas de este cubo, el objeto mirado se mueve, y el fondo se desplaza imperceptiblemente hacia el frente y viceversa, cambiando de dirección según el recorrido del ojo que lo mira. Junto a este cubo se hallan unas palabras que se aglutinan unas sobre las otras hasta lograr una significativa congestión de tinta que comunica perversamente sus contenidos: poetaprofeta y protesta son las palabras que en el poema se hacen términos engañosos y simultáneos. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s