François Vallée: ·Interviú a José Franco / Ya veremos qué queda del arte cubano contemporáneo·

En los años ochenta, los artistas solo viajaban con algún permiso especial, representando a Cuba en alguna Bienal o evento sin carácter comercial. Era inconcebible viajar como se hizo después, y mucho menos vivir o trabajar en otro país. Tampoco se podía pensar en trabajar con alguna galería o museo que no fuera estatal. Eran necesarios un sinfín de permisos para salir y entrar de Cuba; por tanto, casi toda la generación de los ochenta, poco a poco y con diferentes motivos (políticos, económicos o familiares), fue mudándose a otros países como México, Estados Unidos, España y, en mi caso, Argentina. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s