Legna Rodríguez Iglesias: ·Antonio Rainy Maceo Silvestre: Ningún romanticismo en Little Havana·

Las fotos de Rainy Silvestre me cogieron por el cerebelo y me llevaron de regreso (con movimiento automático) a un pequeño cuchitril mal llamado estudio en la calle Antonio Maceo, entre la 9 y la 10 avenida, paralela al Goodwill de la 8 y la 10. El estudio olía a sicote mezclado con Micocilén, un olor a viejo mortal, a persona vieja moribunda, a nalga con escara, a catarro seco; que no se iba ni con velas de cítricos, ni con aceites de Cool Water, ni con inciensos de pachulí, ni con cloro, ni con el mejor aromatizante del mundo. Yo no podía creer que aquella calle 6 del Southwest se llamara Antonio Maceo. Ponerle un nombre semejante a un punto cardinal semejante demostraba que lo épico se había convertido en dramático y que lo lírico era entropía. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s