Melissa C. Novo: ·Interviú a Jorge Ferrer / Cuando todos los días parecían decisivos·

Abandoné Cuba en junio de 1994 porque no quería seguir viviendo en lo que se había convertido en un estercolero físico y moral. Mis proyectos personales o colectivos no podían ser conducidos allá. Quería comprar periódicos por las mañanas. Y vivir sin miedo a un poder grosero en medio de una cultura política sorda e irreformable. También me comenzaba a hartar de esa ridícula situación en la que se coloca a los disidentes del campo intelectual en Cuba: la de ser figuritas a las que acuden los visitantes extranjeros con caramelos, preguntas y grandes dosis de sesgo de confirmación. Y aparte de periódicos, quería comprar cruasanes. Entre 1981 y 1990 había vivido en la URSS viajando a Cuba solo de vacaciones. Marchar otra vez en el noventa y cuatro fue menos una ruptura que la recuperación de mi condición de extranjero. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s