Armando Chaguaceda: ·La corte del despotismo·

En Cuba —en esa nación que se extiende, desgarrada, dentro y fuera del archipiélago— todo el mundo tiene miedo. Lo tienen ellos, con todas sus patrullas, ciberclarias y mazmorras. Lo tiene —en cada uno de sus actos cotidianos, de sobrevivencia básica— el cubano de a pie. Lo sentimos en el exterior: temor a no poder regresar, dolor por no ver más a la familia. Pero hay gente que tiene ese mismo miedo y se sobrepone. Y llama las cosas por su nombre, en lo privado o lo público. Porque, la liberación comienza por devolver el sentido a las palabras. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s