Carlos A. Aguilera: La sociedad del terror·

Para esto organizan arengas y mítines patrióticos de manera “espontánea”, con días y a veces meses de antelación, o inventan una Constitución, un código-ley o un país que no cumple las expectativas de nadie, ya que el fin último del terror-todo es que el otro acepte el temor propio como parte del miedo general, de esa corrosión gigante que es la forma en que siempre se lee y entiende ante los otros. De ahí que cuando aparece una muta de resistencia como San Isidro, donde lo mismo se entrecruzan artistas plásticos, poetas, científicos, que gente negada a entrar al servicio militar, el terror-todo se muestra más todo que nunca. Más visible. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s