Héctor Antón: ·¿Ai Weiwei en Cuba?·

Hablar de un “efecto Ai Weiwei” en el ámbito interno cubano es un esnobismo o un vicio periférico. Hay regiones donde los acontecimientos nacionales se vinculan con referentes foráneos; Cuba, una isla cercana a un continente con manía de grandeza, no es la excepción. Más que a una “angustia de las influencias”, según acuñó Harold Bloom, mejor sería referirnos a un síndrome de las secuelas. Siempre hay que mencionar un fenómeno global para descalificar o distinguir un síntoma local. Hermanar a los artistas contestatarios cubanos con la gestualidad multidisciplinaria de Ai Weiwei significa obviar el trayecto sociocultural del país post-1959. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s