NDDV: ·27N: Vigencia de Batista·

Más que el discutible “triunfo” de la Revolución castrista, el primero de enero debería conmemorar la más grande victoria legislativa de Fulgencio Batista. Sabiéndose impopular, el general depuso las armas y abandonó discretamente la escena, llevándose con él a su familia y su séquito, a sus ministros y consejeros, y a sus jefes militares. Fue la salida honrosa de un gobierno inclusivo y progresista que había perdido el inconstante favor del populacho. “Pudiendo haber seguido el camino de muchos filibusteros del poder, lo entregó con sus anchas manos morenas a quien eligiera su pueblo”, había dicho Neruda, y esta era la segunda vez que Batista concedía la derrota. El vulgo proclamó a Fidel Comandante en Jefe, Caballo y Máximo Líder, antes de elevarlo al rango de Dictador vitalicio. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s