Andrés Isaac Santana: ·Carta a una madre cubana·

Cuba podría ser tan distinta si la voz del otro se entendiera como complemento necesario y no como amenaza inminente. El Estado cubano y sus políticas reaccionarias tienen la enorme facultad de construir enemigos y adjudicarle al libre pensador el rol de criminal y de delincuente. El gobierno cubano es hábil a la hora de apagar las luces, sofocar la acción de los otros, manipular las fuentes y articular relatos paralelos a los hechos. La militancia de una idea torpe y peregrina que defiende una revolución que ya no existe y la desautorización/negación de los otros, que reclaman un país distinto, sigue siendo su modus operandi, el gesto decadente de la máquina esclerótica. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s