Rafael Rojas: ·Amistades rotas·

La Revolución cubana –y valga por enésima vez la aclaración que entiendo esta como un proceso histórico efímero y delimitado en el tiempo, entre los años cincuenta y setenta del pasado siglo, que destruyó el orden social republicano y construyó uno nuevo, comunista– produjo un Estado con una enorme capacidad de intervención en todos los niveles de la vida insular. Un Estado que no sólo intervino negocios particulares y compañías extranjeras sino también familias, afectos, sociabilidades, religiones, sexualidades, deseos y temores del individuo. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s