Janet Batet: ·Cuba: Ficcionar un país posible·

Una sociedad póstuma no puede permitirse el más mínimo ataque contra ese imaginario forzoso, congelado, construido celosamente a lo largo del tiempo para secuestrar el futuro y que apenas subsiste como reminiscencia. Por eso el Estado castrista se aferra a los calendarios, a las medallas, a los actos conmemorativos, a las reuniones programadas, a las consignas, a los héroes, a las banderas, a los monumentos, a los actos de repudio. Cuando el poder totalitario castrista persigue a Luis Manuel Otero por dormir con la bandera, por bañarse con la bandera, por arroparse con la bandera, no lo hace por ese pretendido y patético altruismo hacia el símbolo patrio, sino porque sabe el peligro que encarna despojar al símbolo de ese valor histórico yerto y devolverle su valor afectivo. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s