Legna Rodríguez Iglesias: ·Un epílogo: 229 Madeira Avenue·

La visita del mapache se dio sin que le prestáramos atención. La primera vez que el mapache vino, Cemí tenía unas fiebres y unas constipaciones nasales que daban grima, pero entonces llegó el doctorrrrrrrr manejando un cuatrimotorrrrrrrr, ¿y saben lo que pasó? noooooooo. En vez de doctor, lo que había en la punta del tejado era un mapache enorme que nos miraba, se sorbía las paticas delanteras y regresaba a mirarnos como si aquel ritual le fuera a bajar la fiebre a todos los niños de Coral Gables. En verdad se le empezó a bajar la fiebre a Cemí, poco a poco, hasta que me empezó la fiebre a mí. El mapache ha seguido regresando, todas las veces nos mira desde el tejado de enfrente. Da la impresión de que dice adiós con la pata. Estoy segura de que dice adiós. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s