Carlos M. Álvarez: ·Cuatro tazas de café en Cuba: técnica del interrogatorio·

Incluso si un amigo apareciera mañana en televisión, renegando de mí en un interrogatorio, ¿por qué pensar que dice la verdad? ¿Por qué no pensar que se está intentando zafar como puede, o que no está siquiera en control de lo que dice? De hecho, sería yo quien faltara a la amistad, lo que Agamben llama la forma constitutiva de lo político, si no permitiera que un amigo renegase de mí ante la policía política, dado el caso de que lo necesitara para librarse de sus presencias. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s