Javier L. Mora: ·Capas (agrestes) de lo banal con retreta de fondo·

Digamos que, después, ya arribados al fin de la lectura de tal cuaderno (Me fui a sembrar tomates donde los agrestes ofrecían semillas de ophrys fusca), se piensa en la dirección ad hoc de esa poética: el trazo estilístico-discursivo al modo Larry J. González. Una poética tan personal como actualizada en el uso de los contenidos de realidad que representa… Y en este punto pensemos que, en la poética del autor citado, esos contenidos emergen casi siempre —costumbre, que sepamos, desde La novela inconclusa de Bob Kippenberger (2011), y más aún en Osos (2013)— de grupos sociales e identidades culturales divergentes, cuya movilidad se ubica en contextos de la Gran Urbe: miquis, frikis y seudointelectuales; cultores del fitness y paseantes de cualquier estrato social; conglomerados y comunidades de prácticas sexuales plurinormativas o meros noctámbulos de ciudad. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s