François Vallée: ·Interviú a Henry Eric Hernández / El gran destino del arte es discrepar, disentir·

No extraño Cuba cuando estoy fuera, ni me desvivo por ella cuando estoy dentro. Cuba es el país que en su día me ilusionó y que desde hace un tiempo me decepciona. Cuba es un gobierno indeseable y muchos amigos entrañables diseminados por el mundo. Ellos son lo realmente significativo. De ahí que Cuba sea el lugar en el que un día quiero estar y que al otro día detesto. Por supuesto que de este estado de ánimo, de estos afectos y desafectos, ha surgido gran parte de mi motivación y trabajo intelectual. Y no creo que haya que salvar a Cuba o cuidar su cultura, como afirman algunos colegas, pues esta es un proceso que se sobrepone por sí mismo a la razón hostil de la política cultural, y que se cultiva más allá del espacio insular. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s