Manuel de Paz Sánchez: ·Franco y Cuba. Estudios sobre España y la revolución·

Geyer, ha señalado que la fascinación que ambos sentían por la vieja fórmula española de guerra de guerrillas era la clave de su mutua admiración, y también el odio común hacia Estados Unidos, «que corría por la sangre española, aún antes del desastre de 1898». Finalmente —escribe— cuando Franco murió, Castro se sintió lleno de admiración hacia él, ya que había muerto en su propia cama. Uno y otro, asegura también Geyer, habían deseado conocerse y «cuando Franco murió, Castro decretó una semana completa de luto oficial en Cuba». Desde los primeros días del triunfo revolucionario Franco había dicho al embajador Miró Cardona, en Madrid, que le dijera a Fidel que le diese duro a los americanos, mientras que Fidel Castro, en declaraciones a Antonio Orlani, había asegurado que «Franco tiene razón, porque Franco conoce a la perfección la guerra de guerrillas. Franco supo en todo momento, durante la campaña de la Sierra Maestra dónde estábamos los fidelistas, pero en todo momento se negó a dar la información al gobierno de Batista». Quizás Fidel Castro supiera que Alberto Bayo, su instructor en México, había sido entrenado o, cuando menos, había luchado en África a las órdenes de Francisco Franco, tal como señalamos en otra ocasión. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s