Reynier Leyva Novo: ·Testimonio de los sucesos del 27 de enero·

El grito de espanto y furia de las mujeres maltratadas todavía me retumba en la mente. No podré olvidar a Celia gritando a medio estrangular y a Camila resistiéndose a que le quitaran su teléfono mientras dos mujeres corpulentas la abusaban y exprimían con odio. Muchos de los agentes militares o civiles reían o miraban con indiferencia lo que sucedía. A toda velocidad y sin semáforos mediante, todos custodiados, la guagua nos llevó a la estación de policía de Infanta y Manglar. Pasaron cinco largas horas allí. Esa tarde nuestros ojos se miraron diferente. Bien pudiera decir Martí: manifestarse hermana mujeres y hombres. Cuando me llamaron a declarar, Yo no estaba allí. Sólo estaba mi cuerpo. Desde ese día mi mente libre sigue plantada frente al Ministerio pidiendo la dimisión del ministro. Para seguir leyendo… (Imagen: H. Lavastida).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s