Henry Eric Hernández: ·La ‘immagini infamanti’ en el arte cubano·

Quienes analizan el arte cubano no quieren entender que observan un sistema totalitario a cuya entidad vertebral, el partido único, pertenece el cuadro político de la cultura: figura a estudiar, más por su implementación de diversas formas de violencia represiva que por su gestión cultural y saber intelectual. La función básica del cuadro es controlar la obediencia política; se le distingue como cuadro profesional del partido: ese individuo –según la definición guevariana– cuya disciplina ideológica y administrativa le permite practicar el llamado “centralismo democrático”. En cualquier ámbito de la sociedad cubana, el cuadro hace valer su autoridad política combinando tal disciplina con su capacidad para el sacrificio y sus cualidades como vigilante. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s