Julio Lorente: ·Las joyas de la corona·

Estas pequeñas “joyitas”, reproducidas con sorprendente detalle y puestas en vitrinas con luz cenital, le dan el aspecto solemne a la instalación que se necesita para convocar el silencio ante estos símbolos de poder que engullen la palabra libre y nos devuelven a otro silencio; el de las ausencias, el de la censura; finalmente, el del crimen como política de Estado. Esta suerte de corona geopolítica compuesta por ocho “instantes definitivos”, yace virtualmente sobre la cabeza de un nuevo soberano, absolutista e invisible, que vocifera también: el Estado soy yo. Lo que esta vez, a diferencia de Luis XIV, su Versalles es el mundo. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s