Carlos García Pandiello: ·Emanaciones, Juan Abreu: atreverse a ser uno mismo·

Después de seis décadas de “tengo vamos a ver” y “eras que paren corazones”, para muchos lectores cubanos la lectura de Emanaciones equivaldrá a una de esa curas de desintoxicación que los americanos llaman cold turkey. Heredero de la rebeldía de Reinaldo Arenas, su gran amigo, Abreu es para Cuba lo que su admirado Bernhard fue para Austria, Juan Goytisolo para España, lo que Fernando Vallejo es para Colombia y Castellanos Moya para El Salvador: una voz implacable, despiadada, pero imprescindible por su talante crítico. Dueño de una prosa impecable, exenta de lugares comunes y sofisticaciones gratuitas, con estas Emanaciones Abreu alcanza lo que considera el estado óptimo del escritor: su bestialización. Para seguir leyendo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s